LA FIESTA DE DIOS

La fiesta es relación, alegría, amor. Vida.

Con la Trinidad no priva el Dios poder sino el Dios Amor.

Dios es Amor y sólo el que ama, el que conoce qué es el amor, es capaz de conocer al Dios que tan desconocido se nos presenta a veces. Inventamos descripciones y definiciones que nunca resultan adecuadas al Dios Trino y verdadero. A Dios nadie lo ha visto jamás.

No hay que demostrar, ninguna prueba convence a quien no ha saboreado  el Amor, la Vida la Alegría. No se trata de explicar la luz sino de abrir los ojos y ver.

El Dios Trinitario irrumpe como Amor en cada uno de nosotros y se manifiesta como Vida. En comunidad solo vive quien convive.  

El Dios Trinitario nos enseña que convivir no es coexistir. Convive quien experimenta la alegría de la fraternidad, la fiesta de la amistad.

La Trinidad es un Misterio difícil de explicar, difícil de entender, difícil de creer, pero muy dulce y reconfortante para experimentar y vivir.

Experimentar al Dios de Jesús en nuestro interior. Un Dios que conduce nuestros pasos hacia la paz. Un Dios que nos muestra el gozo de la fraternidad. Un Dios que colma nuestros vacíos y sacia nuestra ansia de vivir.

Un Dios que nos invita a su fiesta.

Él es LA FIESTA

Sor Áurea